Hace tiempo que desde Lilium le hemos declarado la guerra a los plásticos. Cada vez son más los productos que minimizan los envoltorios y botellas, pero la guerra al plástico no sólo acaba ahí.

Uno de los artículos de higiene que usamos a diario y a los que le damos menos importancia son las esponjas. Las esponjas convencionales son básicamente plástico. Además de perjudicar a nuestra piel, también perjudican altamente al medio ambiente.

Las más comunes están elaboradas de Poliuretano que es un derivado del petróleo, pero la cosa no acaba ahí y es que los tintes que utilizan para obtener los colores tan fuertes que suelen tener son también sintéticos.

Otro de los componentes más habituales en una esponja convencional es el Triclosán. Suelen llevarlo las que se venden como “anti-bacterianas”, pero además de eliminar las bacterias también arrasa con las algas porque no le permite realizar la fotosíntesis. Puede parecernos exagerado que una esponja pueda arrasar con un río, pero son muchas esponjas, en muchas casas, atravesando muchos desagües y al final el resultado es la de un ecosistema destrozado.

En Lilium, como siempre, os proponemos la alternativa y esta vez nos la ofrece la marca Banbu, que nos está gustando muchísimo por sus productos de alta calidad y totalmente respetuosos con la piel y el planeta.

Banbu dispone de una esponja natural de origen vegetal procedente del Mediterráneo que nos ha encantado. Tiene el tamaño ideal para el baño pero lo mejor de todo es que es totalmente respetuosa. Esta variedad de esponja tiene una alta capacidad de crecimiento y regeneración, por lo que su recolección no afecta a su reproducción.

Evidentemente no está teñida ni alterada en modo alguno, así que el riesgo de irritaciones es mínimo, de hecho va especialmente bien para las pieles más sensibles.

Su tacto es muy suave y se desliza delicadamente sobre la piel sin afectarla lo más mínimo.

Esta podría considerarse una compra verdaderamente concienciada y responsable. Si esa es vuestra idea, podéis pasaros por la tienda y llevaros la vuestra o comprarla a través de nuestra tienda on-line.

Salvar el planeta puede empezar por gestos tan sencillos como este.

¿Quires comprarlo?