Desde el principio, en Lilium Nature hemos apostado por la marca letona Mádara, ya que sus productos nos parecen de lo mejor que se puede encontrar actualmente en el sector cosmético. 

Es una empresa que destaca por estar siempre a la cabeza en cuanto a investigación se refiere y, su centro de producción es el más grande de Europa, en el campo de la cosmética orgánica. 

El rigor y exigencia en el proceso de fabricación de sus productos, es una de sus señales distintivas y su alta calidad, queda avalada por los numerosos tests dermatológicos a los que son sometidos todos sus artículos.

Hace un par de semanas han sacado al mercado una línea basada en los probióticos, la línea “Infinity”. Se compone de dos productos, un tónico y un sérum absolutamente fantásticos y que actúan sobre todos los tipos de piel.

Hoy os hablaremos del tónico, al que han bautizado como “Infinity Mist”. Se trata de una bruma facial muy ligera y de acción inmediata. Su fórmula se basa en polisacáridos vegetales, que en combinación con el ácido hialurónico consiguen mantener la piel en condiciones óptimas de hidratación durante todo el día. 

La gran innovación de este producto, es la introducción de lactobacillus en su composición, que ayudan a mantener equilibrada la flora bacteriana presente en nuestra piel y, que resulta esencial para mantenerla sana y protegida.

Como ya os comentamos, es adecuado para todo tipo de piel y para cualquier edad pero, en las pieles más sensibles es en las que actúa de un modo más evidente. También se benefician las pieles con rosácea ya que las calma al instante y el enrojecimiento habitual en ellas se atenúa casi desde el momento de la aplicación.

Un producto realmente innovador, con el que Mádara sigue marcando la diferencia en cosmética orgánica.

Ya lo tenéis disponible en la tienda y, os lo recomendamos con total seguridad. ¡Es verdaderamente extraordinario!