Parece que el otoño se ha instalado definitivamente, así que es el mejor momento para mejorar el aspecto del cabello. Después de un verano lleno de excesos capilares (sol, cloro, sal, fijadores…) toca desintoxicar y eliminar cualquier residuo que pueda haber quedado en el pelo. El uso de champús convencionales, tintes, lacas y otros productos químicos va dejando una huella que no se ve pero que se nota, ya que el cabello se muestra desvitalizado, opaco y debilitado.

Os proponemos un tratamiento de 4 semanas consistente en una mascarilla capilar de desintoxicaste a base de zeolitas naturales  de K pour Karité (arcilla de origen volcánico) que ayuda a arrastrar todos los restos químicos que pueda haber en el cabello.

Hay que utilizarla dos veces a la semana y se pone con el cabello seco. Vamos mechón a mechón con un pincel, impregnando bien con el producto y luego nos relajamos 20 minutitos que es el tiempo en el que tiene que actuar la mascarilla.Para que sea más efectiva conviene cubrir la cabeza con un gorro. Al cabo de este tiempo ponemos un chorrito de agua y emulsionamos hasta que se haga espuma y luego aclaramos bien con agua tibia. Ahora es el momento de lavar el cabello con un champú orgánico y, ¡listo!

Para las que estáis pensando en cambiar a una coloración natural evitando los tintes químicos este tratamiento es imprescindible porque, de lo contrario, los nuevos colores no quedarán bien fijados.

Y tal y como os comentamos, ¡en cuatro semanas cabello como nuevo!

Si os tienta la idea de purificar vuestra melena os la recomendamos totalmente.

¡Feliz semana!