Hay cosas que una vez probadas se convierten en imprescindibles y eso es lo que nos ha pasado con la nueva propuesta de “Beauty Made Easy”. ¿De qué se trata? De papeles absorbentes.

No, no nos estamos refiriendo a papel de cocina. Los papeles absorbentes para el rostro son pequeños pliegos de papel muy, muy finitos que absorben el sebo de la piel y nos dejan el rostro mate y aterciopelado como si acabásemos de ponernos polvos.

No os creáis que es algo nuevo o nunca visto, en realidad ya los usaban nuestras abuelas y por eso siempre lucían esas pieles como de porcelana, sin poros abiertos, sin brillos… ¡Perfectas!

Últimamente estaban en desuso, casi en el olvido, pero como todo termina volviendo estamos de suerte.

Los papeles que se utilizaban antes solían llevar polvos de arroz mezclados con talco pero esa es la parte que no nos gusta. Esa mezcla puede ser letal para la piel.

 

 

En este caso los papeles están elaborados con cáñamo y pulpa de madera e impregnados en té verde. Nada más.

La utilización es muy simple. En el momento que notéis que la cara empieza a parecer una bola de discoteca, cogéis uno de estos papelitos y los presionáis directamente sobre la piel. Con unos segundos es suficiente, no es necesario estar mucho rato.

El resultado es que vuestra cara se verá fresca al instante. En caso de que vayáis maquilladas os ahorraréis tener que volver a empolvar, así no se satura más la piel.

¡Nos encanta! Además es un gesto muy “vintage”, ¿no?

Y el precio os sorprenderá. Si queréis verlo no tenéis más que pasaros por la tienda o acceder a nuestra página web.

¡Van a volar!

 

¿Quires comprarlo?