Cuando pensamos en bases de maquillaje inmediatamente se nos vienen a la cabeza texturas en crema (que nos encantan) pero que, quizás, no nos apetezca mucho ponernos ahora en el verano.

Pero claro, tampoco queremos renunciar a lucir una piel unificada y bonita, ¿verdad? 

En ese caso la solución puede ser utilizar una base en polvo. No son los polvos de acabado que todas conocemos, si no unas bases tan cubrientes como las cremosas pero muchísimo más ligeras. 

Las bases en polvo minerales de la marca Lily Lolo son ya las favoritas de muchas de vosotras y no es de extrañar porque tienen un acabado fantástico que dejan la piel aterciopelada y no resecan en absoluto la piel. 

Disponen de una amplia gama de colores, así que es difícil que no encontréis el tono más adecuado para vuestra piel.

Otra súper ventaja es que son facilísimas de aplicar, ya que simplemente hay que impregnar ligeramente una brocha para polvos y depositarla por todo el rostro realizando movimientos circulares.  ¡Estaréis listas en un minuto!

Son adecuadas para todos los tipos de piel pero las adoraréis si tenéis tendencia a los brillos porque, literalmente, desaparecen.

Su otro plus es lo mucho que cunden; un bote puede duraros perfectamente de cuatro a cinco meses usándola a diario. ¿No os lo creéis? Pues eso tiene una fácil solución y es que os paséis por Lililum Nature a por la vuestra y comprobéis de primera mano lo que os decimos.

¡Os van a enamorar!

¿Quires comprarlo?