Seguro que os da tanta rabia como a nosotras que el maquillaje no os dure, sobre todo si habéis invertido tiempo en que os quede la piel como en los anuncios.

¿Cómo evitar que se cuartee? Muy sencillo, utilizando previamente una prebase.

Las prebases son unas cremas muy ligeras y de muy fácil absorción que preparan la piel y consiguen mantener el maquillaje durante muchísimas horas.

Dejan un tacto sedoso, atenúan las arruguitas y proporcionan uniformidad al rostro. Es decir, convierten la piel en un lienzo perfecto sobre el que aplicar la base y los polvos.

La marca Zuii nos ofrece un plus y es que sus prebases son, además, correctoras. Se presentan en tres colores: Verde, malva y melocotón.

Cada color sirve para neutralizar y conseguir el tono perfecto. Por ejemplo, si vuestra piel suele presentar rojeces, la prebase verde será la adecuada. ¡Y tranquilas, no os quedará la cara verde!

Si el tono general de vuestro rostro está apagado, falto de luminosidad y con tendencia a las manchas, la mejor opción será la prebase melocotón.

Si por el contrario soléis mostrar un tono amarillento, la prebase malva será la que os proporcione ese aspecto saludable e iluminado que os falta.

Notaréis muchísimo la diferencia a la hora de aplicar la base pero lo mejor es que al cabo de las horas veréis que sigue igual.

Y eso es justo lo que queremos conseguir.

Una vez que las probéis ya no querréis pasar sin ellas.

¿Quires comprarlo?