¿Cuántas veces se os ha estropeado un lápiz de ojos al afilarlo? Da muchísima rabia porque quedan totalmente destrozados, astillados y con pocas posibilidades de aprovecharlo. Además hay que tener en cuenta que alguna de esas astillitas que se forman pueden acabar en vuestros ojos, ¡imaginad el horror!

Casi siempre se le echa la culpa al lápiz, pero no, la culpa es de utilizar un afilalápices que no es para uso cosmético.

Aunque pueda parecer una tontería, la verdad es que se nota y mucho. Generalmente la madera que se utiliza en los perfiladores y lápices de ojos es mucho más blanda que la que se utiliza en los lápices normales. Los sacapuntas convencionales están diseñados para ese tipo de madera, por lo que al usarlo en un lápiz más blando los engancha y los convierte en un amasijo de astillas.

 

 

Nos ha gustado especialmente el Afilalápices de la marca Zao. Dispone de dos tamaños de afilado, para lápices de diámetro normal o para lápices gruesos. Su cuchilla es súper precisa, por lo que evitaremos de una vez por todas estropear nuestros perfiladores. Incorpora una tapa que impide que dejemos todo lleno de virutillas y trocitos de lápiz (¡lo dejan todo perdido!). Para poder limpiarlo bien por dentro trae una agujita que nos permite llegar hasta el último recoveco.

Los 4,95€ que cuesta no son un gasto si no una inversión, porque si os paráis a pensar en lo que cuesta un lápiz de ojos, compensa.

Una vez que este pequeño artilugio llegue a vuestro neceser, se convertirá en un imprescindible, eso seguro.

Si queréis el vuestro, ya lo tenéis disponible tanto en la tienda como en la web.

¡Veréis qué cambio!

¿Quires comprarlo?