En entradas anteriores os hablamos de la bruma facial de la línea Infinity que ha sacado al mercado Mádara hace unas semanas.

Como ya os contamos, la línea Infinity se basa en los probióticos, esos que nos permiten mantener el microbioma en perfecto equilibrio y, por tanto, nuestra piel muy sana.

Además de la bruma, la línea se completa con un sérum al que han bautizado con el nombre de Infinity Drops y que actúa de una forma asombrosa sobre la piel.

Hidrata, nutre, equilibra y calma, ¡con una sola gota! Tiene una textura ligera y algo gelatinosa, que cunde para todo el rostro y se absorbe fácilmente sin dejar rastro.

Al igual que la bruma, puede ser empleado por personas de cualquier edad y sea cual sea la calidad de su piel pero, en las más delicadas es en las que actúa con más intensidad.

Ayuda en el tratamiento de la rosácea, del acné, de la cuperosis y, por supuesto, también favorece a las pieles maduras, ya que incrementa su elasticidad.

Mádara nos tienta con cada nuevo lanzamiento y, en este caso, nos tiene asombradas con los resultados.

Los productos pueden adquirirse por separado o en un pack que también puede ser perfecto para regalo (el día de la madre está a la vuelta de la esquina).

Podéis ampliar la información sobre estos productos a través de nuestra tienda on-line o, si lo preferís, podéis acercaros a la tienda donde podréis probarlos y valorarlos personalmente. Ya sabéis que estaremos encantadas de atenderos.